La Virgen Maria fue una joven humilde y obediente del pueblo judío que vivía en la espera de las promesas de Dios. Fue escogida por Dios para ser la madre de su Hijo. Al dar el Sí al misterio de la Encarnación, María colabora ya en toda la obra redentora de Jesús.

Cuando llega la hora final, permanece al pie de la cruz junto a su Hijo, y es ahí donde Jesús nos la regala como Madre nuestra cuando le dice a ella y su discípulo más joven: Ahí tienes a tu Hijo, Ahí tienes a tu Madre (Jn 19:25-27)

Desde el principio de la Iglesia naciente, Maria compartió el dolor y las alegrías de los primeros cristianos. Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo (Ap 12:1)

La Santísima Virgen es honrada con razón por la Iglesia con una devoción especial. Esta devoción, aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da a Jesús, el Verbo encarnado, y encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios, y en la oración mariana, como el Santo Rosario, "síntesis de todo el Evangelio"

Mary was a young, humble Jewish girl who lived in the hope of God's promises. She was chosen by God to be the mother of His Son. When she said Yes to the Mystery of the Incarnation, she had already collaborated in Jesus' redemption.

At His last hour, she remained at the foot of the cross.  This is where Jesus gave her to us as our Mother. Jesus said to her and the youngest disciple: Behold your son, Behold your Mother. (Jn 19:25-27).

Since the beginning of the newborn Church, Mary shared in the pain and joy of the first Christians. Finally, the Immaculate Virgin, preserved from original sin, and at the end of her life in this world, was taken up, body and soul to the glory of heaven and exalted by God as Queen of the Universe  (Rev 12:1).

The Blessed Virgin is justly honored by the Church with a special devotion. This special devotion, although unique, is differs essencially from the adoration which is give to Jesus, and finds its expression in the liturgical celebrations dedicated to the Mother of God, and in the Marian prayer, like the Rosary, "synthesis of the whole Gospel."

MARY, MOTHER OF GOD AND MOTHER OF US

MARIA, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

ADVOCACIONES MARIANAS

MARIAN ADVOCACIONS

Estados Unidos

Mexico

Cuba

Bolivia

Phone number: (517) 394-4639

Fax number: (517 394-8090

Find us: 

201 W. Miller Rd.;

Lansing, MI 48911-4639

Click here for MAP

Haga clic aquí para ver el mapa

© 2019 by Cristo Rey Church.